¿Qué ocurriría si te atrevieras a cumplir tus propósitos de año nuevo?

¿Qué ocurriría si te atrevieras a cumplir tus propósitos de año nuevo?

¿Eres de los que se mintió diciendo que este año iría al gimnasio, sería puntual, abriría un negocio, aprendería un idioma, dejaría de fumar, comería mejor, [añada aquí su desdicha]? O mejor, ¿eres de los que cree que los propósitos son un despropósito, el año nuevo no tiene por qué condicionarte y no piensas perder el tiempo en proponerte nada? Seas de un bando o de otro, quizá te suene la palabra productividad y muy probablemente la relaciones con trabajar, pero una de sus acepciones dice así: “Capacidad de producir, ser útil o provechoso.” Centrémonos en “ser útil o provechoso“, que podría interprertarse, si nos ponemos un poco intensos, como “vivir la vida a propósito”, es decir, a propósito de una utilidad o provecho.

Bien, esto se está convirtiendo en un galimatías, así que vayamos a lo importante: ¡Tú no quieres ser un inútil! Y probablemente te gustaría que tu día tuviera más horas para poder hacer un montón de cosas, porque, como diría Virgilio, tempus fugit. Así que, ¿por qué no decides emplear tu tiempo de forma fructífera?

[Si no te he convencido, haz clic sobre cualquiera de los artículos que aparecen a la derecha en “Últimos posts”. Si te he convencido, pasa al siguiente párrafo.]

Errores comunes relacionados con los propósitos de año nuevo

Debería dejar de fumar o quiero dejar de fumarAntes de desvelar cómo puedes cumplir tus propósitos de año nuevo, es importante que sepas que un propósito no es algo que deberías hacer, es algo que quieres hacer. Esto se aplica a cualquiera de los propósitos con los que comenzaba el post: ¿Deberías dejar de fumar o quieres dejar de fumar? ¿Deberías ponerte en forma o quieres ponerte en forma? Hay un mundo entre ambas opciones, tanto es así que una representa el fracaso y otra el éxito.

No es suficiente con afirmar que tienes unos propósitos para 2016, debes tener cierto compromiso con lo que deseas lograr y agallas. Séneca decía: “Las cosas no son difíciles. Son difíciles porque no nos atrevemos”. Y le contestaba Marty McFly: “Nadie… me llama… ¡gallina!”

10 requisitos para cumplir tus propósitos de año nuevo

Claire Díaz-Ortiz en su #DesignYourDay Challenge comenta que es importante reflejar cómo quieres vivir tu año en una palabra o expresión, que ayude a plasmar cualquier área de tu vida, tanto personal como profesional. Esto sirve supuestamente para recordar más fácilmente lo que te has propuesto y tenerlo en mente. Sin embargo, yo creo que no es imprescindible, así que, dependiendo de cuánta ilusión te haga pensar en esto, puedes buscar tu palabra del año o pasar al primer requisito para lograr tus propósitos.

  • 1. Apunta todos los objetivos del año que se te ocurran, cuantas más ideas mejor. Luego seleccionarás los mejores, así que puedes escribir todo lo que quieras sin ningún tipo de filtro.
  • 2. Tacha aquellos objetivos que no sean “S-M-A-R-T” (estas siglas las propone Claire Díaz-Ortiz y significan : Specific, Measurable, Actionable, Relevant y Timely), es decir, los objetivos que queden deben ser propósitos específicos, medibles, que se puedan llevar a cabo, relevantes para ti y oportunos. Por ejemplo, no puedes pedir la paz en el mundo porque no puedes llevarla a cabo, ni proponerte ser actor/actriz de Hollywood, si ni siquiera has hecho arte dramático, porque no es oportuno. ¿Fácil, no?
  • 3. Divide tus objetivos en categorías: Salud, dinero, familia, trabajo, cultura, ocio, etc.
  • 4. Define cada propósito, es decir, cuál sería el logro medible para cada propósito. Por ejemplo, si mi propósito es “leer más”, el logro medible sería”leer 100 libros en 2016″; si mi propósito es “hacer ejercicio”, mi logro medible es “apuntarme al gimnasio e ir con frecuencia” o “bajar 5 kilos”.
  • 5. Determina cuándo cumplirás tu propósito. Si es un propósito como el de leer libros, la fecha tope será el 31 de diciembre, sin embargo, también habrá propósitos que se irán cumpliendo durante el año, por ejemplo, ahorrar los primeros meses para irte de vacaciones en verano, enviar tu currículum a distintas ofertas de empleo para conseguir cambiar de trabajo en primavera, etc.
  • 6. Divide tu objetivo por meses y semanas hasta su fecha de fin para que así descubras lo que deberías hacer cada semana y lograr finalmente tu propósito anual poco a poco. Por ejemplo, si mi logro fuera leer 100 libros en 2016, eso significa que tendría que leer ocho libros y medio al mes, es decir, unos dos libros y algunas páginas a la semana. Si al dividirlo te parece mucho y piensas que no vas a tener tiempo, puedes modificar tu logro final para adaptarlo a algo realista. Esto ocurre igual con el gimnasio, puedes decidir que tu meta para bajar 5 kilos sea ir al gimnasio tres veces a la semana, pero si te parece mucho ahora mismo, es mejor que modifiques el propósito a intentar hacer algo que vas a incumplir el primer mes.
  • 7. Cómprate una agenda para 2016 (si no la tienes ya) e incluye las horas destinadas a cada propósito a la semana. Por ejemplo, puedes incluir una hora de gimnasio los lunes y los miércoles de 19:00 a 20:00 horas, media hora de lectura todos los días de lunes a viernes de 23:00 a 24:00 horas, etc. hasta ir completando los días. Es importante tener planificado un margen, ya que puede ocurrir que un día a esa hora te surja algo, que luego tendrás que hacer en los espacios que dejes vacíos y que podemos denominar “tiempo de rescate“. Debes tener espacios en blanco todas las semanas. De esta manera, si vas siguiendo el planning, tendrás ese”tiempo de rescate” para hacer lo que quieras. Además, es importante tener estos márgenes de tiempo, ya que tu cerebro también necesita espacio sin propósitos.
  • 8. Planea cómo cumplir tus objetivos y averigua formas de tenerlos presentes en tu vida. Por ejemplo, en el caso del propósito de leer más, puedes ir colocando los libros que vas a ir leyendo en una estantería determinada, así, al verlos, sabrás qué libros te quedan por leer y recordarás tu objetivo cada vez que mires hacia esa estantería. En el caso de ir al gimnasio, puedes colocar tus zapatillas al lado de tus zapatos habituales o dejar preparada tu ropa deportiva los días que te toca ir al gimnasio. Estos trucos los decides tú.
  • 9. Evalúa regularmente si has conseguido tus objetivos semanales y mensuales. Los propósitos anuales no se consiguen si no se van cumpliendo estos objetivos a corto plazo, así que si alguna semana o mes no cumples con lo establecido, tendrás más tarea para la siguiente semana o mes.
  • 10. Usa distintas aplicaciones o sitios web que te ayuden con tus propósitos, bien porque te proponen consejos o bien porque te ayudan a que controles mejor, si estás cumpliendo con lo que te propusiste o no.

Aplicaciones recomendables según tu propósito anual

15982647309_bec75c2a46_z

  • Leer más: Si tu propósito tiene que ver con la lectura, puedes instalarte Goodreads, te permite indicar cuál es tu reto para este año y puedes ir añadiendo los libros que vayas a leyendo o quieras leer, con la reseña y valoración correspondiente.
  • Ver más películas: Para este propósito hay varias opciones buenas, yo utilizo Letterboxd, que no tiene app para móvil, pero que te permite ir registrando las películas que ves con la fecha y la valoración que les das. Además, a final de año te envían un mail con cuál ha sido al actor o actriz que más has visto o cuáles han sido las películas que más te han gustado según tu valoración (muy similar al resumen de Spotify).
  • Comer sano: En su día probé varias aplicaciones en las que podías registrar los alimentos que comías cada día y te indicaba el número de calorías que habías ingerido y otra serie de datos. Me pareció que se invertía demasiado tiempo y que lo que realmente yo quería no era saber el número de calorías, si no, comer sano. En este sentido creo que es bueno que te compres algún libro de cocina fácil o sigas algún blog cuyas recetas te parezcan posibles y adaptables a tus  habilidades en la cocina.
  • Ahorrar: Por un lado, recomiendo Fintonic, pero no considero que sirva para ahorrar, si no para estar alerta de los movimientos que ocurren en tu cuenta bancaria (por ejemplo, te avisa de esas comisiones que te cuelan, si no estás al pie del cañón). Lo que verdaderamente sirve para ahorrar es el Kakebo, un método japonés que te enseña ahorrar a base de que apuntes cuánto y en qué te gastas el dinero cada día y cuánto dinero te queda para gastar eses mes, según lo que habías establecido previamente. Si eres constante apuntando tus gastos, es realmente útil.
  • Hacer ejercicio: Supongo que las pulseras que registran tu actividad física, como las de fitbit, pueden servirte para que te sientas ilusionado con tu propósito, pero no he probado ninguna. Sí he probado apps de fitness propiamente dichas y en todas me ha parecido que se invierte más en mirar la app que en hacer ejercicio.
  • Dejar de fumar: Nunca he sido fumadora, pero sé que hay muchas aplicaciones que te indican cuántos días llevas sin fumar y cuánto te has ahorrado gracias a ello. Aquí tienes un ránking de las mejores apps que te ayudan a dejar de fumar.
  • Aprender un idioma: Quizá cuando pienses en un propósito como éste, quieras asistir a unas clases, hacer intercambios de idiomas o comprarte unos libros. Sin embargo, una aplicación que te puede ayudar con el vocabulario es Duolingo, que es la más famosa, aunque en su día me gustaron mucho las apps de inglés y francés de MosaLingua basadas en la capacidad de memorizar palabras del ser humano, tratando de recordar al principio diariamente ciertas palabras, para luego recordarlas cada cierto tiempo con el fin de que nunca cayeran en el olvido. El único francés que sé, de hecho, lo aprendí gracias a esta app.
  • Meditar: Se ha dicho por activa y por pasiva que meditar es bueno y… Estaba a punto de escribir una aplicación recomendable cuando me he dado cuenta de lo contradictorio que es meditar y usar el móvil, pero lo cierto es que yo usé una aplicación durante un tiempo que se llamaba Mindfulness y Meditación y que permitía una meditación guiada durante 5 minutos. Os recomiendo una app de este tipo para aprender, pero quizá más adelante deberíais aparcar el móvil, sobre todo si vuestro propósito para este año es tratar de reducir vuestro estrés.
  • Beber menos: Este propósito extrañaría en otros países, pero en España, tratar de beber menos cañas o dejar de frecuentar el consumo de alcohol es un objetivo que he escuchado a muchas personas y, por cierto, seguramente sea uno de los objetivos que menos se cumplen gracias a las costumbres sociales que tenemos. Una opción que ayuda mucho es complementar este objetivo con el de ahorrar, pues las cañas y los vinos siempre llevan unos pinchitos y raciones incorporadas que terminan suponiendo un gran desembolso mensual. Otra opción quizá más aterradora es utilizar alguna de las aplicaciones que se proponen en el artículo “The Best Apps for Recovering Alcoholics“. No he probado ninguna, pero si tuviera que elegir, me quedaría con Alcodroid, por su nombre y por su logo.

Y ésos son los propósitos y ésas son las aplicaciones recomendadas, si no le gustan, tengo otros…

 

Créditos de las imágenes:

Foto 1: Ivana Vasilj via Compfight cc
Foto 2: Babis Giannikakis via Compfight cc
Foto 3: State Library Victoria Collections via Compfight cc

El artículo ¿Qué ocurriría si te atrevieras a cumplir tus propósitos de año nuevo? ha sido publicado en Mis Apis Por Tus Cookies por Marta Chamorro.


Source: http://www.misapisportuscookies.com/feed/