Categorías
abrir puerta de casa cerrajero Frikicadas goji quedarse encerrado sesame sésamo

¿Cómo te puede ayudar la tecnología en situaciones comprometidas?

https://m4p.es/como-te-puede-ayudar-la-tecnologia-en-situaciones-comprometidas/ ¿Cómo te puede ayudar la tecnología en situaciones comprometidas? 2015-10-19 07:00:54 admin Blog post abrir puerta de casa cerrajero Frikicadas goji quedarse encerrado sesame sésamo bootstrap

Ayer, a eso de las dos de la tarde, recibí la llamada de una amiga. Mientras cogía el teléfono pensé: “Para que me llame, ¡la historieta de anoche tiene que ser buena…!” y así era. Mi amiga había ligado con un italiano, de cuyo nombre no se acordaba -esto nos pasa mucho, no se asusten-, había terminado en su casa (algún lugar del centro de Madrid, probablemente en las inmediaciones del barrio de Lavapiés) y en la mañana del domingo, es decir, unas horas antes de esta llamada, el italiano había cogido su maleta y se había ido al aeropuerto rumbo a La Toscana. Antes de irse, como buen hombre, había pedido el teléfono a mi amiga y le había dicho que podía quedarse durmiendo hasta la hora que quisiera sin problema… Hasta aquí todo sonaba genial, sin embargo, mi amiga se había despertado horas después de despedirse del italiano (es decir, unos minutos antes de llamarme), se había vestido y, cuando se había dispuesto a salir por la puerta de la casa con cara de triunfadora… ¡¡¡La puerta estaba cerrada con llave!!! ¿Qué podía hacer nuestra heroína para salir de este enredo?


Resumen del problema que vamos a tratar a continuación: Estás encerrado/a en una casa cuya dirección desconoces, que pertenece a alguien cuyo nombre también desconoces y el desconocido en cuestión no va a volver en las próximas horas. Él tiene tu número de teléfono, pero tú no tienes el suyo.

Objetivo: Si no estás representando otra entrega de Saw, el objetivo principal será salir de esa casa. Para ello deberás averiguar dónde estás y ayudará bastante saber cómo se llamaba el desconocido de anoche.


 

Primeros pasos

Los primeros pasos poco tienen que ver con la tecnología y pueden servir para no tener que recurrir a opciones más patéticas como chillar por la ventana:

  • Busca cartas o facturas de la luz, del gas o del teléfono: Mira a tu alrededor y piensa dónde colocarías ese tipo de documentos en la casa en la que te encuentras. Si tienes mucha suerte, quizá haya una postal o la última factura de algo colgando de un imán del frigorífico.
  • Busca entre los papeles de su escritorio, quizá también tengas suerte y haya algo que te ayude a saber la dirección concreta en la que te encuentras, aunque la mayor parte de la gente juvenil ya no tiene papeles en su escritorio y no llama escritorio al escritorio, sino mesa del ordenador.
  • Repasa los nombres de las Tortugas Ninja, tu italiano puede llamarse como una de ellas. También puedes pensar en nombres de artistas del Renacimiento italiano, pero en esta situación entendería la falta de inspiración por tu parte. Si no se llama como una Tortuga Ninja, no pienses más en ello.
  • Comprueba cuánta comida hay en el frigorífico y, si tienes hambre, prepárate algo. ¡Yo en tu situación lo haría! Se piensa mejor con el estómago lleno. Ya que el susodicho era italiano, opta por unos espaguetis a la boloñesa, una pizza carbonara, tagliatelle al funghi,… Algo que te ayude a mantener la calma, porque tiempo en esa casa te sobra.

Opciones si tienes acceso a un dispositivo móvil

  1. Geolocalízate: Si tienes una ligera idea de dónde estás (no como mi amiga), la geolocalización puede ser definitiva para averiguar tu dirección. Pero lo habitual es que te sirva sólo para hacerte una idea, lo cual no es poco cuando estás deseando salir de una situación comprometida.
¡Ubícate!

Un ejemplo de que geolocalizarte ayuda, pero puede servirte sólo para estimar tu ubicación.

  1. Llama a algún amigo que te pueda ayudar en la búsqueda de tu dirección exacta: Si utilizas el comodín de la llamada, piensa bien en qué amigo te ayudaría a salir de ésta. Lo ideal es un amigo que no viva muy lejos de dónde estás y pueda acercarse a averiguar tu paradero. En la imagen del mapa, el amigo tendría que ir hasta la Calle de la Cabeza y/o Calle Magdalena a la altura del emoticono triste y comenzar a llamar a los timbres hasta que tú le contestes. Si la ventana de la casa es exterior, considérate muy afortunado/a, pues tu amigo te encontrará más fácilmente y… ¡Has dado el braguetazo del mes! ¡El italiano tiene un piso exterior en el centro de Madrid!

  2. Busca un cerrajero: Una vez que tengas la dirección gracias a la geolocalización y a tu amigo, sólo te queda abrir la puerta. Busca un cerrajero, por ejemplo, con la aplicación Móvil List o directamente escribiendo en Google “cerrajero Madrid barato” y haciendo clic en “Voy a tener suerte“. Ten en cuenta que si el cerrajero en cuestión tiene que cambiar la cerradura, deberás avisar al italiano para que a la vuelta de La Toscana no piense que la desconocida de la última noche le ha echado de su propia casa. Lo mejor es comentárselo al vecino, aunque también puedes esperar a ver si utiliza el número de teléfono que le has dado muy dignamente antes de su partida. Si no lo utiliza, él sabrá…

Opciones si tienes acceso a un teléfono fijo

En mi labor de investigación para ofrecer soluciones a la hora de enfrentarte a una situación como ésta, pensé que una buena opción para conseguir la dirección exacta de la casa sería buscar el router -presuponiendo que toda persona de nuestro tiempo con la que puedas acabar una noche tiene Internet en su casa-, llamar a la compañía telefónica a la que perteneciera el router y facilitarles el nombre de la red y la contraseña a cambio de una dirección de facturación. Sin embargo, sin los datos del titular de la línea o el número de teléfono asociado, no hubo nada que hacer. Aquí la prueba:

Como una ha sido teleoperadora en el pasado, recordé que sin teléfono o datos personales del titular, por muy buena persona que sea el teleoperador, jamás podrá acceder a la ficha del cliente y darme lo que quiero, así que probé a llamar desde el teléfono fijo y entonces… ¡Lo conseguí todo, incluso el nombre del susodicho! Aquí la prueba:

Por tanto, si la casa donde estás encerrado/a tiene teléfono fijo, ¡tienes un tesoro!

Opciones tecnológicas avanzadas

¿Qué ocurriría si el italiano pudiera abrirnos la puerta desde La Toscana? ¿No sería mucho más fácil? Claro que, para eso tendríamos que tener su teléfono. Pero no nos engañemos, puede que no sepamos su nombre, pero si recordamos lo que hicimos anoche, con quién estuvimos, dónde estuvimos… Mejor dicho, con que recordemos parte de la noche anterior, creo que, en una situación desesperada como ésta, podríamos conseguir fácilmente su teléfono y más fácilmente aún su Facebook. Aquí un ejemplo de cómo se busca a alguien en Facebook, si no recuerdas su nombre.

En el supuesto de que consiguiéramos el teléfono o forma de contacto con el italiano y en el supuesto de que éste procediera del futuro, probablemente contaría con algo similar a Sesame Smart Lock, en español Sésamo, un dispositivo que ya existe, pero que probablemente el italiano con domicilio en Lavapiés no tiene. Sésamo es un aparato que se coloca en la cerradura de la puerta y que cuenta, además, con una aplicación móvil. El dueño de la casa sólo tiene que decir a su móvil: “Ábrete, Sésamo” y éste envía la orden por WiFi o Bluetooth hasta el aparato situado sobre la cerradura que, gracias a un motor, abre la puerta. Sésamo, además, envía una notificación al móvil cada vez que se abre la puerta, por lo que sirve de vigilante de seguridad.

Otra opción inventada por un economista español es Goji, una cerradura inteligente que envía imágenes al móvil de tus visitas para que decidas si les abres la puerta desde el móvil o no, estés o no estés en casa. También permite abrir la puerta a tus invitados en una fecha y hora determinadas, para que no tengas que estar presente (esta opción es muy buena para alojamientos) y si el teléfono falla, una teleoperadora se encargará de abrir la puerta de tu casa de forma remota.

Éstas son sólo dos opciones, pero hay muchas más. Sí que es cierto que la mayoría de las opciones para abrir las puertas de casa a través del móvil están pensadas para que sus usuarios estén enfrente de la puerta y, con un gesto de la mano o colocando la cámara del móvil frente a la cerradura, consigan abrir la puerta. Estos casos no nos servirían para el problema que estamos tratando de resolver, pero también resultan interesantes cuando piensas en prescindir de objetos en tus bolsillos.

Probablemente en el futuro habrá mucha gente que no pueda entrar en su casa porque su móvil se ha quedado sin batería, pero eso será otro problema que no vamos a intentar resolver ahora…


(Basado en hechos reales)

Mi amiga consiguió salir de la casa a las 17:30, gracias a que el italiano tenía un compañero de piso que accedió a la vivienda a esa hora para sacar al perro, animal doméstico que hizo compañía a mi amiga durante todo el tiempo de cautiverio (muy a su pesar porque es alérgica al pelo de animal). Tras la experiencia de ayer, no obstante, se encuentra sana y salva en su propio domicilio. La primera frase que dijo al salir fue: “No deberían poner verjas en las ventanas de las corralas, a lo mejor hay gente que necesita salir por ahí…“.

Foto de portada: Artiii via Compfight cc

El artículo ¿Cómo te puede ayudar la tecnología en situaciones comprometidas? ha sido publicado en Mis Apis Por Tus Cookies por Marta Chamorro.


Source: http://www.misapisportuscookies.com/feed/